domingo, 22 de noviembre de 2015

Los Rosales (Poda del rosal arbustivo)

El viernes 20 todavía íbamos  en manga corta,  con un tiempo extraordinario,  hoy día 22 ya ha bajado la temperatura y hace un aire bastante fresco, así que hemos pasado directamente a ponernos el jersey. Como todos los años el frío entra de golpe de un día para otro.
Digo ésto porque los rosales siguen en flor a día de hoy,  y moviendo, llenos de capullos.

Poda de rosales: Los rosales en esta zona de clima mediterráneo yo los suelo podar a últimos de mes de Enero, ya que normalmente en el mes de Febrero empiezan a mover. La poda la hago a partir de la tercera yema, algunos lo hacen a partir de la segunda yema. El corte ha de ser limpio y con una inclinación para que el agua del relente de la noche o de lluvia no quede un poco estancada y pueda dañar el rosal. Conviene quitar también las ramas que estén secas y las cruzadas. Y muy importante, limpiar la base de hojas secas del rosal para evitar la propagación de hongos. En Inglaterra la poda  la hacen más alta dejando más yemas y parece ser que funcionan muy bien los rosales con ese tipo de poda. A continuación pongo  una imagen que he localizado de como tiene que ser el corte.
Como veis el primero es el correcto y además teniendo en cuenta que la yema queda a la derecha el corte oblicuo siempre  queda al lado contrario de la yema.

Corte correcto  de poda.
Las ramas podadas  se pueden utilizar para hacer esquejes y obtener más rosales, siempre que sean ramas algo más gruesas que un lápiz, cuanto más gruesa mejor. Es muy sencillo pues son ramas de unos 30 o 35 cm. enterrando en maceta de 10 a 15 cm. y mojando o untando su base con hormonas de enraizamiento, yo las he puesto sin hormonas y han cogido todas sin ningún problema. Se dejan en maceta uno o dos años y luego se plantan en suelo.
Muy importante,  quitar las ramas que suelen salir por debajo del cepellón enterradas,  pues estas ramas son chupones, se diferencian enseguida,  ya que sus hojas son distintas y llenas de espinas, éstas  le restan fuerza al rosal, escarbar un poco en la tierra y si puede ser cortar desde su nacimiento lo antes posible,  ya que se comen los nutrientes del propio rosal.

El riego: En esta zona  si queremos que tengan abundantes rosas hay que regar muy a menudo,  pues las altas temperaturas del verano y escasas lluvias no contribuyen para nada, y como cualquier planta de flor, éstas necesitan del agua. 
Así están los rosales a fecha de hoy, fotos tomadas de esta mañana.





















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios.