miércoles, 20 de septiembre de 2017

Thevetia peruviana (Campanilla, Adelfa amarilla, Tevetia etc.)

Nombre común : Adelfa amarilla, Nuez de la India, Tevetia, Cascabel etc.
Especie : Apocynaceae.
Origen : México y América tropical.

En esta entrada vamos a tratar esta bella planta tipo arbusto o arbolito,  puede llegar a medir los cinco o incluso siete metros de altura siempre y cuando la dejemos tipo árbol, de corteza en su tronco algo grisácea y con el paso del tiempo pasa a ser algo rugosa.
Es una planta de rápido crecimiento, necesita de exposición directa al sol y resiste las heladas débiles pero poco frecuentes.

Thevetia peruviana.

Sus hojas.






Es muy utilizada en el levante español como arbusto ornamental en muchos jardines, tanto plantada en grupos como elemento aislado.
Sus hojas, perennes, alternas, enteras, lanceoladas con margen entero y peciolo corto, glabras y algo coriáceas de color verde intenso y lustroso por su haz, y más claras por su envés, con nervio central pronunciado, su nerviación lateral es muy poco apreciada.








Sus flores.






Presenta inflorescencias cimosas terminal o lateral de color amarillo-anaranjado, con forma de embudo o campana y despiden una suave fragancia, éstas, brotan sobre pedúnculos algo largos, están compuestas por cinco pétalos superpuestos y abren en espiral.
En esta zona del levante español florecen a intervalos a lo largo del año, presentan floraciones tanto en pleno verano como llegado el otoño, de ahí, que en la misma planta se den flores y frutos al mismo tiempo.





Su fruto, es una drupa carnosa de forma bastante curiosa, en sus comienzos son verdes pasando a marrón oscuro hasta convertirse en negro y en su interior sus semillas.
Estas drupas son sumamente venenosas así como toda la planta.

Drupa de fruto.
Drupas de fruto.



















Drupas de fruto.
Sus semillas.




















Adelfa amarilla.





Esta bella planta no necesita de un suelo especial, si que requiere buen drenaje y riegos regulares,   soporta algunos periodos cortos de sequía. Conviene abonar como cualquier otra planta de jardín mediante abono de estiércol u otra materia orgánica.
Finalizado el invierno, de cara a la primavera es conveniente efectuar una ligera poda o despunte para que su silueta permanezca más compacta siempre y cuando, queramos tenerla como arbusto.
Esta planta no suele presentar plagas debido a su alta toxicidad.








Campanilla.


Todo el jugo lechoso que posee esta planta así como su fruto son sumamente venenosos, es más venenosa que la "Adelfa" o la enredadera "Mandevilla sanderi" que también tiene ese jugo lechoso. Mucho cuidado con esta planta sobre todo niños o animales, su ingesta puede causar vómitos, dolor abdominal, sincope y consecuentemente la muerte.
Como contrapartida es una planta muy beneficiosa, utilizada para ciertas enfermedades de la piel, llagas crónicas, ulceras, fiebres, malaria etc., pero nunca se debe utilizar por persona no cualificada en tratamientos tanto internos como externos, debe ser utilizada por personal cualificado como médicos, farmacéuticos o especialista en plantas medicinales etc.






La Frase :

                                                                  "La naturaleza no hace nada incompleto ni nada en vano"


                                                                                                          Aristóteles (384 a.C. 322 a. C)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios.