Grandes personajes

Hoy, no os quiero hablar de plantas, sino de dos grandes personajes que, en gran medida, marcaron el camino a seguir de mi vida. Desde muy joven y como muchos otros jóvenes, sentí mi admiración por grandes personajes que marcaron un antes y un después en la vida de muchos de nosotros. Citar a todos e intentar hablar sobre ellos probablemente haría interminable este post. Así pues, citaré nada más a dos de ellos.

Como amante de la naturaleza, desde bien joven, tuve muy claro que mi vida quería que se desarrollara en contacto con ella, y que mis futuros hijos, crecieran igualmente junto a ella. Así pues, a la temprana edad de los 26 años, me embarqué en lo que hoy sigue siendo mi casa, mi hogar. A este hermoso lugar vine de los primeros y en aquella época, se podía apreciar mucho más que ahora el campo y la naturaleza, las urbanizaciones que hoy existen no existían.

De todo cuanto he podido leer y en algunos casos hasta comprobar por mí mismo, hubo una frase que de joven me llamó poderosamente la atención, nada más y nada menos que del gran filósofo D. José Ortega y Gasset, 1883/1955. De esa frase, hice bandera en mi propio jardín y fue ahí, cuando me di cuenta y pude apreciar que ahí, es donde comienza todo, ese es el inicio de todo cuanto nos rodea.
Tal vez José Ortega y Gasset, lo descubriera algo tarde ya en sus últimos años de retiro. Por eso te quiero decir que no te ocurra lo mismo, disfruta, profundiza y vive intensamente la naturaleza, será una de las cosas más bellas y maravillosas que te puedan ocurrir a lo largo de la vida. 

"He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la intensidad de todo lo que existe". 



______________________________________

Mi otro gran admirado es el Gran Jefe indio, piel roja de la tribu Suwamish.
Cuando hace ya muchos años le descubrí, fue para mí y lo seguirá siendo mientras viva, otro gran ídolo, leer su carta dirigida al Gran Jefe blanco de Washington en 1854, revela la grandeza de este personaje que, debería ser un premio nobel. Su nobleza, su calidad humana y amor por el medio es todo un símbolo a seguir. 

Como dije en cierta ocasión, esa carta, debería ser el ABC de los niños en los colegios y para algunos no tan niños. Cada día, debemos tomar más conciencia de todo cuanto hacemos a este bello planeta. El cambio climático, la destrucción de hábitat de cuantos seres pueblan el planeta es ya un hecho que, de no pararlo, las consecuencias en un futuro no muy lejano para nuestros hijos y nietos, podrán ser catastróficas y devastadoras.   



Imagino que muchos o casi todos de vosotros ya la conocéis, de todas formas, para aquellos que la desconozcan a continuación, transcribo la carta para que pueda ser traducida por Google a cualquier idioma. 

Su carta: contiene todo un tesoro y un ejemplo a seguir. 

Carta que el Jefe indio Seattle, de la tribu Suwamish, envió en 1854 al gran Jefe blanco de Washington, Franklin Pierce, en respuesta a la oferta de éste de comprarle una gran extensión de tierras indias y crear una "reserva" para el pueblo indígena. Suponía el despojo de las tierras indias. En el año 1855 se firmó el tratado de Point Elliot, con el que se consumaba el despojo de las tierras a los nativos indios. Noah Sealth, con su respuesta al presidente, creó el primer manifiesto en defensa del medio ambiente y la naturaleza que ha perdurado en el tiempo. El jefe indio murió el 7 de junio de 1866 a la edad de 80 años. Su memoria ha quedado en el tiempo y sus palabras continúan vigentes. El gran jefe de Washington manda palabras, quiere comprar nuestras tierras. El gran jefe también manda palabras de amistad y bienaventuranzas. Esto es amable de su parte, puesto que nosotros sabemos que él tiene muy poca necesidad de nuestra amistad. Pero tendremos en cuenta su oferta, porque estamos seguros de que si no obramos así, el hombre blanco vendrá con sus pistolas y tomará nuestras tierras. El gran jefe de Washington puede contar con la palabra del gran jefe Seattle, como pueden nuestros hermanos blancos contar con el retorno de las estaciones. Mis palabras son como las estrellas, nada ocultan. ¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esta idea es extraña para mi pueblo. Si hasta ahora no somos dueños de la frescura del aire o del resplandor del agua. ¿Cómo nos lo pueden ustedes comprar? Nosotros decidiremos en nuestro tiempo. Cada parte de esta tierra es sagrada para mi gente. Cada brillante espina de pino, cada orilla arenosa, cada rincón del oscuro bosque, cada claro y zumbador insecto, es sagrado en la memoria y experiencia de mi gente. Nosotros sabemos que el hombre blanco no entiende nuestras costumbres. Para él, una porción de tierra es lo mismo que otra, porque él es un extraño que viene en la noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana, sino su enemigo, y cuando él la ha conquistado sigue adelante. él deja las tumbas de sus padres atrás, y no le importa. Así, las tumbas de sus padres y los derechos de nacimiento de sus hijos son olvidados. Su apetito devorará la tierra y dejará detrás un desierto. La vista de sus ciudades duele a los ojos del hombre piel roja. Pero tal vez es porque el hombre piel roja es un salvaje y no entiende. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades de los hombres blancos. Ningún lugar para escuchar las hojas en la primavera o el zumbido de las alas de los insectos. Pero tal vez es porque yo soy un salvaje y no entiendo, y el ruido parece insultarme los oídos. Yo me pregunto: ¿Qué queda de la vida si el hombre no puede escuchar el hermoso grito del pájaro nocturno, o los argumentos de las ranas alrededor de un lago al atardecer? El indio prefiere el suave sonido del viento cabalgando sobre la superficie de un lago, y el olor del mismo viento lavado por la lluvia del mediodía o impregnado por la fragancia de los pinos. El aire es valioso para el piel roja. Porque todas las cosas comparten la misma respiración, las bestias, los árboles y el hombre. El hombre blanco parece que no notara el aire que respira. Como un hombre que está muriendo durante muchos días, él es indiferente a su pestilencia. Si yo decido aceptar, pondré una condición: el hombre blanco deberá tratar a las bestias de esta tierra como hermanos. Yo soy un salvaje y no entiendo ningún otro camino. He visto miles de búfalos pudriéndose en las praderas, abandonados por el hombre blanco que pasaba en el tren y los mataba por deporte. Yo soy un salvaje y no entiendo como el ferrocarril puede ser más importante que los búfalos que nosotros matamos sólo para sobrevivir. ¿Qué será del hombre sin los animales? Si todos los animales desaparecieran, el hombre moriría de una gran soledad espiritual, porque cualquier cosa que le pase a los animales también le pasa al hombre. Todas las cosas está relacionadas. Todo lo que hiere a la tierra, herirá también a los hijos de la tierra. Nuestros hijos han visto a sus padres humillados en la derrota. Nuestros guerreros han sentido la vergüenza. Y después de la derrota convierten sus días en tristezas y ensucian sus cuerpos con comidas y bebidas fuertes. Importa muy poco el lugar donde pasemos el resto de nuestros días. No quedan muchos. Unas pocas horas más, unos pocos inviernos más, y ninguno de los hijos de las grandes tribus que una vez existieron sobre esta tierra o que anduvieron en pequeñas bandas por los bosques, quedarán para lamentarse ante las tumbas de una gente que un día fue poderosa y tan llena de esperanza. Una cosa sabemos nosotros y el hombre blanco puede un día descubrirla: Nuestro Dios es el mismo Dios. Usted puede pensar ahora que usted es dueño de él , así como usted desea hacerse dueño de nuestra tierra. Pero usted no puede. El es el Dios del hombre y su compasión es igual para el hombre blanco que para el piel roja. Esta tierra es preciosa para él, y hacerle daño a la tierra es amontonar desprecio a su creador. Los blancos también pasarán, tal vez más rápidos que otras tribus. Continúe ensuciando su cama y algún día terminará durmiendo sobre su propio desperdicio. Cuando los búfalos sean todos sacrificados, y los caballos salvajes amansados todos, y los secretos rincones de los bosques se llenen con el olor de muchos hombres ( y las vistas de las montañas se llenen de esposas habladoras), ¿dónde estará el matorral? Desaparecido. ¿Dónde estará el águila? Desaparecida. Es decir, adiós a lo que crece, adiós a lo veloz, adiós a la caza. Será el fin de la vida y el comienzo de la supervivencia. Nosotros tal vez lo entenderíamos si supiéramos lo que el hombre blanco sueña, qué esperanzas les describe a sus niños en las noches largas del invierno, con qué visiones le queman su mente para que ellos puedan desear el mañana. Pero nosotros somos salvajes. Los sueños del hombre blanco están ocultos para nosotros, y porque están escondidos, nosotros iremos por nuestro propio camino. Si nosotros aceptamos, será para asegurar la reserva que nos han prometido. Allí tal vez podamos vivir los pocos días que nos quedan, como es nuestro deseo. Cuando el último piel roja haya desaparecido de la tierra y su memoria sea solamente la sombra de una nube cruzando la pradera, estas costas y estas praderas aún contendrán los espíritus de mi gente; porque ellos aman esta tierra como el recién nacido ama el latido del corazón de su madre. Si nosotros vendemos a ustedes nuestra tierra, ámenla como nosotros la hemos amado. Cuídenla, como nosotros la hemos cuidado. Retengan en sus mentes la memoria de la tierra tal y como se la entregamos. Y con todas sus fuerzas, con todas sus ganas, consérvenla para sus hijos, ámenla así como Dios nos ama a todos. Una cosa sabemos: nuestro Dios es el mismo Dios de ustedes, esta tierra es preciosa para él. Y el hombre blanco no puede estar excluido de un destino común. Fdo: Noah Seathl, Jefe de la Tribu Suwamisu. SEATTLE (EE. UU.).

______________________________________


Comentarios

  1. Con esta publicación, me retiro unos días de descanso y también de dedicación al jardín que viene reclamando mi presencia. Pronto volveremos a leernos, estimados amigos. Para aquellos que también vayan a disfrutar de unas vacaciones os deseo todo lo mejor.
    Un fuerte abrazo y hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  2. Existe sempre alguém, ou algo, que nos preenche e nos fica na memória. Bom descanso.
    .
    Saudações cordiais
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  3. Hola Juan, acabo de reincorporarme y te vas tú. Bien, sé el trabajo que tiene un jardín, tenemos uno bien hermoso. Te estaremos esperando descansas también para cargar las pilas.
    Ahora hay un alivio en las temperaturas, a ver lo que dura...
    Mis mejores deseos para esos días.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Comprendo perfectamente las palabras de ese jefe indio, aunque no me he críado en medio de la Naturaleza. Sus palabras toman mucho sentido, cuando ahora vemos como el medio ambiente se ha ido deteriorando y nadie lo remedia. Los cambios climáticos, que nos afectán tanto, provienen de tantas agresiones que ha tenido la Naturaleza. Es hora de remar juntos y reparar todos los daños que hemos ocasionados.
    Este jefe indio ya predijo el futuro y todo lo que dijo ahora se está cumpliendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Dos grandes personajes, y como bien dices, esa carta debería leerse en todos los colegios. Respeto, respeto por la naturaleza, por el medio ambiente, por las demás personas, por el diferente. Falta respeto. En apenas una semana se han producido en la C. Valenciana diversas agresiones sexuales de menores contra menores. En qué estamos fallando?

    ResponderEliminar
  6. Que maravilla, aunque no estes volveré para releerte, y repasar esa carta. Descansa y disfruta de tu jardín, Un cesto de abrazos

    ResponderEliminar
  7. Estimado Juan, loable mensaje nos dejas para retomar tu preciado descanso…Sin lugar a dudas el filósofo José Ortega y Gasset descubre el paraíso de lo natural un poco tarde, pero se dice que “nunca es tarde si la dicha es buena”…y en medio de la naturaleza aunque sea cuidando un jardín chico o huerto familiar la dicha está asegurada y el entretenimiento también…Todo está relacionado entre sí, la tierra es de todos y a ella le debemos todo y no podemos despreciarla o maltratarla, hemos de conservarla y aceptar el ciclo de la secuencia vital que en ella se produce…la carta del Jefe de la Tribu Suwamisu. SEATTLE (EE. UU.). Debería ser la biblia con la que guiar los pasos en esta tierra que nos acoge. Feliz tiempo de recuperación y aliento Juan.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. La verdad me encantó,buen retiro amigo,aquí estaremos siempre.

    ResponderEliminar
  9. . Belas publicações que sempre me encantam.
    Amigo Juan, tenha um bom descanso e cuide bem de seu jardim.

    Tenha uma excelente semana.
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  10. Dos portentos de la Humanidad nos presentas, amigo. Ortega y Gasset que vivió en Argentina y supo ganarse un gran respeto hasta nuestros días, además de dejarnos un legado de profundas reflexiones y enseñanzas que aún, como sociedad, lamentablemente no hemos aprendido, y el Gran Jefe Seattle, ejemplo de dignidad y sabiduría que desde mi adolescencia viene influenciándome personalmente como toda la cultura india.
    Magnífica idea lograste plasmar en esta inolvidable entrada. Espero que descanses merecidamente y que oportunamente regreses para continuar brindándonos tus notables aportes literarios y en jardinería...

    Abrazo siempre agradecido. Hasta pronto, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Grandes personajes que deberíamos tenerlos siempre en mente y en el corazón pero nada somos de olvido fácil y así nos va. Has elegido lo mejor de lo mejor, cuídate mucho y disfruta de tu pequeño gran oasis verde.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
  12. Pues si Juan, esa carta tenía que formar parte de una asignatura en los colegios para concienciar, pero como la mayoría segurísimo jamás la hemos leído, llega un poco tarde para recuperar todo lo que en la naturaleza se ha perdido, tendrían las nuevas generaciones que vivir de la forma más primitiva para que se recuperara.
    Hermosa entrada regalas hoy.
    Que te vaya muy bien en ese cuidado por tu hermoso jardín, que seguro aunque será trabajoso, disfrutarás mucho.
    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué belleza, mi estimado amigo Juan! me ha hecho llorar la hermosa carta de este piel roja, y la voy a copiar porque contiene mucha sabiduría y la guardaré en mi correo. Es un tesoro que hoy nos compartes. Lo mismo que las palabras de José Ortega y Gasett....Te cuento amigo mío, que yo también vivo en un área rural desde hace más de 40 años, aquí en (La Molina vieja) así se llama mi distrito, cuando recién llegamos con mi esposo y nuestros hijos, se veían grandes águilas posadas en los postes de luz, también se veían bandadas de papagayos, y hombres campesinos montados en caballos blancos recorrían el barrio, habían bosques de pinos, que han desaparecido ya. Lo único que nos queda después de 40 años es una inmensa parcela donde se siembra algodón y también mazorcas de maíz...(no sé si así lo llaman en España) también por suerte nos quedan lindos pajaritos de colores, entre ellos el pájaro cardenal, que es rojo y hermoso, también otros pajaritos de color celeste, y amarillos, aunque son los celestes los más escasos. En las noches hay lechuzas aún ahora, yo las veo de vez en cuando al caminar. Y lo que no me gusta es que también hay murciélagos volando y chillando en las noches....a esos les tengo miedo, porque dicen que sus mordeduras pueden causar la rabia, aunque hasta ahora no se han metido con la gente que yo sepa. Amigo Juan, quiero aprovechar este momento para decirte que estoy muy triste porque no pude entrar a tu blog donde pusiste un poema. Me apareció un letrero rarísimo donde decía que había peligro de que tu página me robara mis contraseñas y demás datos. Cada vez internet está más loco, o es blogger el problema, ya que también noté el otro día que tu comentario no apareció en mi blog, siendo que ya lo había visto en mi correo. Dime, ¿a ti te ocurre que de vez en cuando no aparezcan los comentarios de tus amigos?, porque no puedo creer que a mí nada más me esté sucediendo esta rareza. Bueno, disculpa porque me haya extendido tanto. Te dejo mi abrazo grande y afectuoso.

    ResponderEliminar
  14. Um excelente artigo e desejo um bom descanso e que se divirta no jardim.
    Gostei.
    Um abraço e continuação de uma boa semana.

    Andarilhar
    Dedais de Francisco e Idalisa
    O prazer dos livros

    ResponderEliminar
  15. Con esto se comprueba que la inteligencia y la sensibilidad no tiene que ver con categorías, sino con personas, gracias por este ejemplo, Juan, que disfrutes de tu descanso y junto a tu querido jardín, un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. La conocía Juan. Y como no empecemos desde ya, si estamos mal, peor estaremos.
    Buen descanso en tu jardín.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Mi querido amigo Juan, buenos días y buen salud. Thank you for this post. My eyes are filled with tears as I read the wise words of the great chief. For those of us who live in North America, the treatment of the indigenous people of this land is a disgrace, a blot on the conscience of all who care, a stain that will never quite be removed. The arrogance of the white race knows no bounds, yet our supposed superiority has turned to absolute folly as we despoil the land, poison the air, pollute the waters, breed beyond our capacity to survive without destroying the very systems that provide life support. We have lost contact with nature. We have ceased to view ourselves as one component in an integrated web of life and have sought only to dominate and subjugate. But the price has to be paid and the bill is coming due. We are about to pay very dearly, and pay with interest, for the sins of our past. We have jeopardized the future of our grandchildren, yet still we refuse to mend our ways. If only the leaders of today had the wisdom of the chief. Then we could begin to repair the damage we have done. Te saludo mi querido amigo y te envio mis cariñosos deseos.Mi respeto por ti no tiene fin.

    ResponderEliminar
  18. Maravillosa carta la de este sabio indio, me ha fascinado.Que tengas un buen descanso y seguro que tu jardín va a salir beneficiado .Saludos y hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  19. Conocía la carta del Jefe indio, ya que cuando estuve dando clase en California, allá por los 90, era una lectura obligatoria para todos los niños, y siempre hacíamos proyectos sobre el mensaje de la carta, pero no conocía la frase de Ortega y Gasset, que me parece extraordinaria, ya que en España no suelen abundar demasiado en la literatura la referencia a los jardines, de los que solo disfrutaban unas pocas familias nobles. La tendré muy en cuenta a partir de ahora.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. No conocía esta carta. Disfruta de tu tiempo libre y de ese precioso jardín.
    Un abrazo y hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  21. Entiendo que hables de inspiración con los personajes que has elegido.
    Te deseo un feliz descanso. Un fuerte abrazo, amigo. Nos vemos a tu regreso.

    ResponderEliminar
  22. Hola Juan, me ha encantado tu entrada. Descansa como nos dices y disfruta de tu jardín. Besos :D

    ResponderEliminar
  23. Grandes personajes.
    Me ha encantado el contenido de la carta, que desconocía.
    Te deseo un feliz descanso.
    Hasta pronto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Vaya que estás inspirado hoy. Preciosa publicación. Disfruta muchísimo de lo que tienes que es mucho y lleno de bendiciones.
    Fuerte abrazo, extensivo a tu familia!

    ResponderEliminar
  25. Me ha encantado tu post. La carta la conocía, pero me ha vuelto a impresionar como la primera vez. ¿Qué mundo estamos creando Juan? Las últimas palabras del indio se están cumpliendo: " nuestro Dios es el mismo Dios de ustedes, esta tierra es preciosa para él. Y el hombre blanco no puede estar excluido de un destino común" De seguir así, nuestro destino común no será nada halagüeño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Maravillosa entrada Juan, me encantan las dos personas que nos dices que son importantes para ti. La carta del jefe indio, me hizo llorar ¡ cuanta razón tenía ! estamos terminando con la naturaleza, me causa tanta tristeza, yo que la amo tanto. Deseo que tengas unos días de descanso felices. Abrazos.

    ResponderEliminar
  27. Saludos amigo que te vaya muy bien en tu descanso 🥰

    ResponderEliminar
  28. Descansa y disfruta de tu jardín o de cualquier otro que elijas. Yo haré lo mismo. Hasta pronto Juan.

    ResponderEliminar
  29. Me encanta José Ortega y Gasset. Buen video, un post increíble!

    ResponderEliminar
  30. Muy buena publicación, sobre todo la carta del jefe.

    ResponderEliminar
  31. pasaba a saludar, un clasico el discurso del jefe seatle

    ResponderEliminar
  32. Dices bien, nadie que haya leído esta carta y más si lo hizo en la adolescencia, la olvidará. Y no lo hará porque dudo de que alguien haya dejado escrito con más claridad y más verdad, la realidad de la Naturaleza. " ... el suave sonido del viento cabalgando sobre la superficie de un lago", "... el olor del mismo viento lavado por la lluvia". A ver quien lo mejora. Premio Nobel para el autor, sin duda.
    Vamos hacia el verano, Juan. Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Hola, Juan.
    Estaba buscando por Internet páginas sobre aves, plantas, etc. y me he encontrado con tu blog. Me está encantando. Se nota que eres un gran amante de la naturaleza.
    Enhorabuena por el blog y por ser tan buena persona.

    ResponderEliminar
  34. Magnífico y emotivo tu post sobre tí y los dos personajes. El jefe indio nos viene a decir algo que deberíamos no haber olvidado nunca, que pertenecemos a la naturaleza y la estamos perjudicando y tratando como si fuera algo ajeno a nosotros.
    Disfruta mucho de tu tiempo en el jardín, amigo Juan.

    ResponderEliminar
  35. Gracias, amigo Juan, por estar siempre ahí.
    Un fuerte abrazo, y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  36. Hola Juan.

    Por desgracia en los colegios, institutos ... cada día se imparte menos materia, lo importante, es que pasen de curso sea como sea, para mejorar las estadísticas y que Europa, deje de decirnos que somos "tontos". Como suele ocurrir, hasta que no aniquilemos todo y cuando no haya remedio, es entonces, cuando nos demos cuenta de nuestros errores.

    A disfrutar de esas merecidas vacaciones y cuida bien el jardín, que ahora viene los calores.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  37. Paso a saludarte y a desearte unas felices vacaciones, disfruta de tus días de descanso en la naturaleza como tu sabes hacerlo. Un post lleno de enseñanza, gracias por compartir.
    Un gran abrazo y vuelve lleno de energía!

    ResponderEliminar
  38. "Nuestro Dios es el mismo Dios", en esa afirmación está todo lo demás, porque el que cree sabe que nada de lo que amamos, vemos o recreamos en esta vida ,donde sea , es fruto de uno mismo, sino por el don divino que dio a cada creatura el reproducirse a voluntad y lo sigue haciendo en el presente, porque El es el eterno presente.
    Me ha gustado de manera tu entrada estimado.
    Espero estés muy bien.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Hola Juan, estoy otra vez por aquí y ya veo que ahora estás de descanso. Te deseo unas plácidas vacaciones y que disfrutes con esa maravilla que es tu jardín.
    Una entrada es preciosa, la frase de Ortega y Gasset no la conocía y me parece genial . La del Gran Jefe Indio si que la conocía pero está bien refrescarse la memoria. Gracia Juan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. Nos dejas un post con textos de gran reflexión sobre el mundo natural, al cual el hombre hace parte el hombre de su ecosistema de vida. Le da a uno tristeza, ver en que ha quedado ese espacio edénico del sabio indio Seattle. Tu tienes, un gran espacio de vida, tu Jardín Sostenible, y luchas por su sostenimiento, por al amar el mundo natural, amas la vida, al igual. Que estés bien. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradecido por tu presencia y comentarios de ellos, se nutre este espacio.