martes, 25 de febrero de 2020

Áster novi-belgii (Cielo estrellado)

Nombre común: Cielo estrellado, Áster de Escocia...
Familia: Asteraceae.
Origen: América del Norte, introducida en Europa sobre el año 1710.

Introducción:
El Áster que tratamos en esta entrada como muchos otros es una planta perenne. Su floración, se produce entre otoño-invierno y primeros días de primavera, aunque otras variedades pueden hacerlo en otras épocas del año e incluso florecer en climas cálidos casi todo el año. La que tratamos en esta entrada, tiene una abundante  floración que apenas deja ver sus hojas, siendo sus bellas flores dobles y de tipo pompón, pudiendo llegar en altura a los ± 30-40 cm e incluso los 50 cm.
Existen gran variedad de cultivares de diversos tamaños y coloración así como de flores simples y las dobles mostradas en esta entrada.


Áster novi-belgii.

Características:
Hojas, sus hojas alternas, lanceoladas, acuminadas  de peciolo corto, algo dentadas  y de color verde oscuro por sus haz y envés algo más claro.


Sus hojas.

Flores, sus flores reunidas en capítulos, los pétalos, en forma de estrella a modo de las margaritas la gran mayoría de ellas, aunque las tratadas en esta entrada son de flores dobles tipo pompón y de variados colores dependiendo de su cultivar. Esta familia de Áster (estrella) está compuesta por una gran diversidad de especies.
Sus pétalos, al igual que la mayoría de flores de similares características se van secando paulatinamente desde su base hacía arriba, una vez secas en su totalidad, debemos eliminar para favorecer nuevas floraciones.
La floración de estas bellas plantas suelen atraer gran cantidad de polinizadores, siendo muy frecuentadas por mariposas así como de abejas.

Sus bellas flores.

Son plantas algo rústicas, requieren de suelos sueltos y muy bien drenados, ya que en época de floración necesitan de riegos generosos. Necesitan preferentemente sol siempre y cuando su ubicación no sea en zonas de climas muy secos y de fuerte exposición solar, en estos casos, es recomendable situarlas en semi-sombra.
Toda esta gran familia de Áster son muy utilizadas en borduras, rocallas, arriates y colocando en césped aportan unas bonitas manchas de color. Como planta en maceta o macetero grande, aportan gran vistosidad, revisar siempre, que estén provistas de un buen drenaje. Sus flores, son también muy utilizadas como flor de corte.
Suelen ser plantas muy agradecidas en su floración así como en el escaso mantenimiento que requieren. Igualmente, plantadas en suelo se adaptan a casi la gran mayoría de terrenos sin ningún tipo de problemas. Son, una de las clásicas que aportan belleza y color al jardín cuando las demás duermen.




Riego, esta planta necesita como ya indiqué anteriormente en época de floración de riegos generosos, pero sin pasarnos para evitar pudrimientos en sus raíces con la consiguiente muerte de la planta. En período de reposo, sus riegos deben ser muy esporádicos.
Abonado, es conveniente antes de la entrada del otoño acolchar su base con una buena capa de abono orgánico o cualquier otro abono de tipo universal e incluso de liberación lenta solo por una sola vez.


Cielo estrellado.

Multiplicación, podemos reproducir estas bellas plantas bien por semillas o por división de la propia mata cada dos o tres años. Este proceso de división, es conveniente realizar como máximo a los tres años, para así, descongestionar y revitalizar nuevamente la planta.



Poda, es conveniente al finalizar la temporada estival  y antes que la planta comience a mover, efectuar algún ligero despunte o ligera poda, al mismo tiempo, una ligera limpieza de posibles pequeñas ramas secas. Con esos ligeros despuntes o pequeñas podas, conseguimos tener el arbusto preparado para su movida. Los despuntes, siempre son buenos para favorecer nuevas floraciones.
Plagas, esta planta puede verse afectada por pulgón, algunas posibles orugas y oídio en sus hojas, aunque este último caso no es muy normal que se dé en esta planta.


Cielo estrellado.